domingo, 6 de octubre de 2013

Crónica encierro 'Aficionats': Taquicardia en la 'Estafeta' de Almassora

Momentos de tensión en la calle Mayor.

"Fuerza Marín".

Últimos metros.


Informa: Patricia Rodríguez
Fotos: www.torodigital.com (Completa galería pinchando aquí)


Hay lazos más fuertes que los de sangre. De esos que no implican compartir ADN pero que también construyen historias de vidas. Almassora congregó ayer a una familia forjada sobre adoquines sin calle fija pero con fecha en el calendario. La familia del encierro.

Aficionats al Bou, otra familia surgida de la afición hace ya diez años, ejerció ayer de padre adoptivo de una 'Estafeta' huérfana desde mayo de 2012. La recuperación de la carrera, que resultó rápida y que aumentó la frecuencia cardíaca a su paso, reunió a 8.000 personas –según fuentes del Ayuntamiento- en el recinto taurino que daba así la alternativa a una feria con 25 cerriles.

Los corrales de la iglesia dieron salida a los toros de la ganadería Hermanos Torres Gallego seis minutos después de lo previsto. Tiempo en el que desde los balcones del recorrido se escucharon los últimos "¡Suerte!" que tanta falta hacen en tiempo de descuento. Fue el presidente del colectivo, Juan Luis Marín, quien abrió la puerta para ampliar, en cerca de 800 metros, el árbol genealógico de este festejo.

Marqués, Flecha, Fantasmón, Emancipado, Ojeroso y Malavia, luciendo buena presencia, enfilaron la calle San Joaquín estirados, para agruparse en la curva del Raval y tomar hermanados la calle Colón. Su paso por La Picaora implicó su encuentro con los corredores, con nombres forjados a base de tirar de riñones y con residencia en diferentes puntos de España pero que ayer prefirieron lucir un “Pirula” o un “Fuerza Marín” en su camiseta para mantener presentes las carreras del corredor local. Cosas de familia.

La calle Mayor, escenario en anteriores ediciones de grandes 'vis a vis' con los toros, lo fue ayer del riesgo que comporta la fiesta con dos astados que lideraron la manada buscando y que barrieron las aceras, tanto derecha como izquierda, a su antojo, creando momentos de peligro. El primero de ellos arrolló a un joven que quedó tendido frente a la colla El Sorbete y que contó con la ayuda divina de un ‘Aficionat’ que se jugó literalmente el tipo. Los cuatro ejemplares restantes realizaron este último tramo junto a los cabestros hasta llegar a los corrales de la avenida del Mar. Unos últimos metros en los que algunos sí tocaron pelo. El abrazo de esa estirpe que no comparte apellidos tan sólo tuvo que esperar dos minutos. 

UN HERIDO POR ASTA // Según informaron fuentes municipales, durante el acto se registraron cuatro heridos de Almassora, Albacete y Tarragona. Tres de ellos por caídas, erosiones varias y policontusiones leves, “sin importancia”, tal y como señaló el cirujano jefe, Gustavo Traver; mientras que un cuarto requirió intervención quirúrgica por cornada axilar izquierda, sufrió politraumatismo facial y de extremidades. Las mismas fuentes informaron que fue remitido al Hospital General de Castellón para tratamiento antibiótico y curas posteriores.

A las 12.00 horas, la plaza Mayor de la Vila acogía la primera salida de las fiestas en honor a la Mare de Dèu del Roser con la exhibición de tres de los seis astados de Torres Gallego. Marqués respondió bien sobre la arena de salida y recorrió las calles ante la presencia de una nube de rodadores. También tomaron parte en el recorrido durante la matinal Emancipado y Fantasmón, que cumplieron durante su prueba ya con menos afluencia de público.


*NOTA: Esta misma crónica es la que remití al periódico Mediterráneo para su publicación, aunque el resultado haya sido diferente: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/comarcas/el-encierro-cerril-de-almassora-reune-a-8-000-aficionados-y-deja-un-corneado_839613.html




No hay comentarios: