lunes, 27 de febrero de 2012

Herradero en la ganadería Daniel Ramos


Información y foto: Patricia Rodríguez

El humo producido por el contacto del hierro candente con la piel de la res cerciora a Daniel Ramos que, aunque esté persiguiendo su sueño, está despierto. La finca Les Ermites, propiedad del ganadero de Borriol, acogió el pasado viernes el bautismo a fuego de 33 machos y 37 hembras con hierro de primera, el de la casa.


Todavía tendrán que pasar 3 o 4 años para que los ejemplares, los únicos de la Comunitat Valenciana marcados con la ‘U’ característica de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL), embistan al son del vuelo de algún capote en alguna feria aún sin carteles. Pero todo tiene unos principios, como recuerda el nombre de la plaza de tientas.

Daniel Ramos no está ajeno al duro camino que supone anunciarse en los cosos de renombre. Y así, con el mono de trabajo, dirigió a un equipo de 15 personas en un herradero supervisado por el veterinario de la UCTL pero también por aquellos que, como él, sueñan con ver triunfar a la divisa azul y naranja. Entre ellos, el matador castellonense, Abel Valls, quién dirigió a los animales con la chaqueta de corrales a la arena con la esperanza de poder hacerlo algún día con la franela.

GANADERÍA // Daniel Ramos compró en 2009 los derechos del hierro de Jaime Brujó, entrando directamente en la Unión de Criadores de Toros de Lidia. En 2010 se integraron los primero animales a la finca con la adquisición de 35 vacas y 1 toro semental de la ganadería La Martelilla; 15 vacas y 2 sementales de Daniel Ruiz; y 70 vacas y 3 sementales de Marqués de Domecq, que supone el 50 % de toda la ganadería, por lo que se puede afirmar que el encaste de la ganadería es 100 % Domecq. La ganadería dispone de 3 fincas. La principal es la de Les Ermites, en Borriol, destinada para los machos, a la que se unen la de Los Capuchos, sita en Vistabella, y Los Canalizos, en Puertomingalvo (Teruel).


No hay comentarios: