martes, 8 de octubre de 2013

Crónica 2ª tarde Roser Almassora: "Bienvenida" a la segunda de feria





Informa: Patricia Rodríguez
Fotos: Periódico Mediterráneo (Gabriel Utiel)


Otro siete de octubre, festividad de la Virgen del Rosario, patrona de Almassora, la fiesta taurina tocaba a difuntos. "El día que falte Antonio Bienvenida vendrá la decadencia de la fiesta", predijeron. 38 años después de aquella 'retirada', el mundo del toro sigue capeando un futuro incierto embestido por decisiones políticas y movimientos contrarios. Y algunos se remiten al augurio, al sino.

Almassora brindó al cielo la segunda tarde de "bous al carrer" del Roser. Gesto torero en recuerdo del maestro Bienvenida, acusado de “enemigo de la fiesta” por denunciar el fraude existente en su época. Sin embargo, lo que ha transcendido décadas después ha sido su arte, con tardes memorables y otras de sonados fiascos. 

En esa escala de grises que existe entre la gloria y el fracaso se movió la exhibición de los dos astados de Fuente Ymbro y Espantalobos acartelados en lunes laborable. Dos divisas de reciente creación, lejos de los muletazos de la dinastía, cuyo nombre atrajo hasta al recinto taurino una mayor afluencia de aficionados que la tarde de apertura de feria. 

Abrió plaza el Fuente Ymbro patrocinado por las peñas El Corb, Clafidors, Tots Tancats y l’Embolic, al que esperó paciente César Palacios, que estas fiestas aún no se había puesto frente al portón del miedo. “Inmenso”, marcado con el número 206 y de color negro listón, no le permitió el lucimiento al recortador local y se fue hacia los ‘cadafals’ en busca de salida. Se esperaba más del astado gaditano -reseñado por Ricardo Gallardo para el desafío de Málaga-, que correteó por las calles sin maldad y dejó arrancadas a última hora en la plaza de La Picaora, donde embistió contra los cabestros.


“Dijero” tenía toda la confianza de sus patrocinadores, Barrilet, Penjats, Gavell y Retiro, tras los éxitos cosechados con el hierro de Espantalobos en las pasadas fiestas de Santa Quiteria. De hecho, el grupo recibió en los minutos previos a las 18.00 horas, hora taurina en Almassora, los trofeos de Mejor Embolada y Mejor Salida de "Chiringo", otro ejemplar propiedad del ganadero Manuel Ángel Millares. Astifino y con buena presencia, salió a la plaza Mayor donde fue recibido por Borja, que incluso tuvo que buscar refugio en las talanqueras al salir de la rodada. El animal, de color negro y marcado con el número 164, se mostró codicioso rematando en los cadafals a su llegada a La Picaora y tuvo movilidad, resistiéndose a volver a los chiqueros de Ca la Vila.

La dinastía Bienvenida "resucitaba" el pasado julio de la mano de Gonzalo, nieto de Antonio, en un debut junto a Pepe Luis Vázquez, nieto de Pepe Luis. La fiesta taurina tiene muñecas para cambiar su destino.


*Mi crónica en el Periódico Mediterráneo:


No hay comentarios: