domingo, 21 de marzo de 2010

Concurso Nacional de Recortes de Fallas: "Como una paella sin arroz..."





Informa: Patricia Rodríguez

Fotos: Juan Sebastián Gimeno www.torodigital.com


Una paella sin arroz no es paella. Será otra cosa, no digo ni mejor ni peor, pero otra cosa al fin y al cabo. El Concurso Nacional de Recortes de Fallas ha sido como comer una paella sin arroz. Porque de las fallas, por no quedar, en Valencia no quedan ni las cenizas.


La ciudad está de resaca y eso, ha pasado factura en unos tendidos que no han logrado el lleno absoluto como suele ser habitual. Bien es cierto que tampoco ha acompañado el tiempo, que no ha parado de descargar una fina lluvia durante todo el espectáculo.


Javier Bosch “Nelet”, de Puçol, ha abierto el turno de recortes con uno a puerta gayola al toro número 30 de Arauz de Robles en el día de su retirada. Destacar también a Tomás Pérez en la primera ronda, donde ha buscado al toro para ejecutarle un recorte al ralentí; así como el corte en tablas de Alejandro García “Pajarito”.


Mala imagen la que han ofrecido los astillados pitones del segundo toro de la mañana, marcado con el número 61, desde que ha salido de chiqueros. Un punto negro que, sin embargo, se ha difuminado por los dos tirabuzones realizados por Julián Gómez Carpio y la brillante actuación del francés David Casarín, al que un vascolandés y un salto a pies juntos con las piernas atadas le han llevado directo a la final.


José María Navarro “El Chipu” parece haber rejuvenecido en su vuelta a los grandes circuitos del recorte y esta mañana lo ha demostrado con un quiebro tumbado sobre el albero. También ha hecho de las suyas “El Peque” con un quiebro de rodillas y otro pegado a tablas.


Menos suerte con el toro han tenido los componentes del cuarto grupo; sin embargo, ha sido a este ejemplar reservón, marcado con el número 18, al que Rubén Fernández “Cuatio” le ha ejecutado un recortazo de cara a tablas que ha puesto al público en pie. Destacar también el tirabuzón en tablas de Joel Rodríguez.


Fran Mesas y Rubén Sánchez han derrochado estilo en sus recortes con el quinto de Arauz de Robles; mientras que Alberto Ibáñez “Bielsa” se la ha jugado en un ajustadísimo recorte.


La final ha acabado de aguarse por culpa del toro, marcado con el número 22, que no ha dado opción a los recortadores que se la han jugado a cara o cruz en sólo dos rondas. El francés David Casarín ha resultado ganador gracias a un impresionante quiebro vascolandés; Cuatio ha quedado segundo con sus característicos recortes; El Chipu ha conseguido la tercera posición con salto del ángel y un quiebro; mientras que Pajarito y Bielsa han quedado cuarto y quinto, respectivamente. Asimismo, El Chipu ha recibido un trofeo al detalle artístico y Carpio otro por el mejor salto que ha cedido a Joel Rodríguez.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

lo de "astillados" es un eufemismo no?

J. Silvestre dijo...

Sí. Impresentable para una plaza de primera. Otra cosa hubiera sido que se los astillara en el ruedo... de todas formas mucho mejor presentados los del encierro para los de a cuerpo limpio que los de la segunda parte de feria para los estoqueadores...