domingo, 5 de octubre de 2014

Festes del Roser 2014 (2 encierros y 2 desencierros): Almassora brinda la apertura de feria al centenario de Germán Vidal






Informa: Patricia Rodríguez
Fotos: Ayuntamiento de Almassora


Almassora guió a los de Germán Vidal entre sus riñones. Esa zona que cuando duele es signo de cansancio, de trabajo, de sacrificio, incluso. No es fácil mantenerse entre las astas de los toros como tampoco lo es mantener una ganadería durante cien años. Bien lo saben los corredores de encierros y las tres generaciones de la casa ganadera de Cabanes, a la que ayer se le brindó la apertura de la Feria Taurina del Roser como tributo en el año su centenario. 

La "estrecha vinculación" de la ganadería que hoy dirige Germán Vidal Segarra con Almassora , según manifestó el concejal de Fiestas, Arturo Soler, fue clave para elegir doce toros del hierro para encarnar los dos encierros y dos 'desencierros' con ganado de corro programados en la inauguración del serial. Pasaban poco más de cinco minutos de las 11.00 horas cuando la carcasa dio autorización para abrir el portón de corrales al primer encierro, compuesto por seis astados de pelaje negro y tres mansos también de Germán. La manada enfiló compacta la calle San Joaquín, para tomar Colón y San Vicente, vial en el que Mateo Ferris, de Onda, y Jorge Gabaldón, de Ontinyent, firmaron buenas carreras. Tras desembocar en los corrales provisionales instalados en El Portal, los mismos animales realizaron el recorrido a la inversa hasta la plaza Mayor. 

Los balcones de las casas situadas en el recorrido volvían a lucir llenos para ver el segundo encierro, en este caso con toros en los que predominaban pelos colorados, tras el 'parón' que provocado por la carga de los animales. También los de Ca la Vila, desde los que presidieron el alcalde de Almassora, Vicente Casanova, y la reina de las fiestas, Mª Eugenia Ferrando. Una carrera con menos emoción en la que la manada se mantuvo estirada, permitiendo tocar pelo a los aficionados sin ponerles dificultades. En la misma sintonía se desarrolló el segundo 'desencierro'.

El evento, que contó con menos afluencia de público que los de cerriles de ediciones anteriores, concluyó poco antes de las 12.00 horas con el parte de heridos en blanco, al igual que la prueba de vaquillas posterior. La cuarta generación de Germán Vidal ya ha tomado las riendas. De momento tan solo la del ganado manso en una clara muestra de afición. Ya hay otro Germán Vidal esperando coger el testigo. Y también Greta Vidal. El futuro de la GV está asegurado.


*La crónica en el Periódico Mediterráneo:





No hay comentarios: