domingo, 11 de octubre de 2015

Crónica sábado 10 festes del Roser Almassora: ¡Más arena!

La reina, Paula Muñoz, y sus damas, junto a las 'aficionades'.

Informa: Patricia Rodríguez


Los aficionados pidieron ayer arena en la última de feria del Roser. "¡Más arena!", se oía en el recinto taurino. Cierto es que en la presente semana taurina se ha repartido más arena en los accesos a la plaza Mayor y en La Picaora que en anteriores ediciones. Sin embargo, ayer la petición no era para cubrir el asfalto del recorrido, que nunca está de más, sino para ver el comportamiento de los toros sobre ella.


Decía Joaquín Vidal en una de sus crónicas que la catedral del toreo se construye de arena y cal. Al "Bou del poble", que abrió plaza a las 18.00 horas, le daba igual tres que veintitrés, la verdad. Cal, arena, alquitrán que serrín. Tanto es así, que el ejemplar de Alcurrucén ya salió de culo de los corrales de Ca la Vila para sorpresa del respetable. Le puso Borja la bandera de salida y su comportamiento no le inspiró confianza al rodaor local. "Bocineto" se dejó ver por la Vila por los vecinos, a la par que patrocinadores, pero sin hacer ningún aspaviento a quiénes quisieron medirse a él en La Picaora o en el Portal, donde protagonizó una peligrosa arrancada. Se resistió a ser encerrado, retrasando las posteriores exhibiciones.

Cansado de estar en los chiqueros de Ca la Vila, "Camarito" salió arreando. El Palha de la ACT Aficionades Taurines d'Almassora arremetió contra los cadafals nada más salir por la puerta pequeña. Lo citó El Bicho con la chaqueta y tras la rodada de rigor se refugió en los barrotes. Una imagen que se repitió con César Palacios y Borja en la plaza Mayor. Después, el animal cayó en la parte baja del recinto, donde respondió a las innumerables llamadas de los 'toreros de barrera' metiendo riñones en las diferentes estructuras. Le faltó valentía a éstos espontáneos y les sobró tanta llamadita, al igual que sobraron algunos cites de los 'rodaors' con el toro de cara al Portal, en lugar de hacer por darle salida. Las citadas actuaciones de unos y de otros -no otras con actitud colaboradora- dejaron debajo de montoncitos de cal el comportamiento encastado del ejemplar. Eso, y la falta de un poquito de arena, claro. 

Pasaban algunos minutos de las 19.30 horas cuando liberaron al astado de El Canario, aportado por San Roc, Peña 38, l'Arrastre y l'Estocà. Raúl Robles "Raulillo" se puso a puerta para recibir al último toro del serial. Un regalo, quizá, por su labor como director de lidia. ¡No es fácil coger el relevo de César Palacios! Le enseñó la chaqueta el de la peña El K-nut pero "Madrilos" pasó de largo en busca de calle, donde le siguió de cerca Luis Pachés como patrocinador. Destacó la rodada de Palacios en la calle Mayor, que lo obligó a refugiarse en el casal de La kely, donde remató. Finalizó su lidia en la plaza Mayor, donde se vieron las últimas rodadas y quiebros de las tardes del Roser 2015. Una feria con algo más de cal que de arena. 


*La crónica en el Periódico Mediterráneo:

No hay comentarios: