martes, 4 de octubre de 2016

Crónica 2ª tarde bous Roser Almassora (3-10-16): Más cornás da el hambre



Informa: Patricia Rodríguez
Foto: www.elperiodicomediterraneo.com



Decía Manuel aquello de "más cornás da el hambre". Manuel, por cierto, de apellido García y acartelado como "El Espartero". Lo decía un hombre al que habían castigado mucho los toros y en una época en la que ser matador era la vía de escape de la pobreza o la vía más rápida a la riqueza. No se torea por dinero en la calle pero las calles de Almassora sí tenían hambre de toro en la segunda de la feria taurina del Roser. 

Tampoco hubo 'cornà' en la tarde de ayer lunes, pero casi. Bien armado iba el ejemplar de Merenciano Ruperto Hermano que abría tarde para dejar marca. También tenía un nombre que sacionaba con picante su exhibición: "Guindilla". Y con todo eso la cogida llegó a los pocos minutos de pisar la arena. 

Lo templó bien a la rodada Rafa en la plaza Mayor, donde le siguieron en las distancias cortas Borja y Luis Pachés, a los que les enseñó sus armas al embroque. La cuerna abierta, sin embargo, evitó una desgracia al coger a un aficionado que estaba situado en el lateral del cadafal más cercano a corrales. Se sacó al toro de la plaza para poder atender al herido, que a pesar de la aparatosidad no fue corneado y solo tuvo que ser atendidos de rasguños y contusiones.

Al número 55, financiado por Els Vint, La Brusa, La Colla, Els Casats, l'Aberració, El Garbo, Bufa La Gamba, l'Estocà, El Roser y la Tribu, lo recibió Dani Martínez, de Onda, en La Picaora, donde respondió a los tres quiebros ejecutados por Patricio. Zona en la que Julián Marín tuvo un susto al resbalar en la cara del animal sin pasar a mayores. "Guindilla" tuvo movilidad y, de nuevo en La Picaora, se hizo reservón para quedar parado en la calle Colón.

"Frutero" ayudó a saciar la 'gula' de toros que aún tiene la Vila en los primeros días del ciclo. Al de Torreherberos, de la peña El Porrat, le dicho el pecho Cristian "El Pincho" en una vibrante salida que dejó paso a una exhibición con mucho asfalto y poca arena. 

El número 80 se fue hacia la parte baja del recinto, recorriendo al dedillo Mare de Déu de la Llum, Els Dolors o San Vicente, entre otros. Un paseo en el que dio la cara a los 'rodaors'. Lo rodaron al alimón Raúl y Borja y también Rafa y Patricio. Por cierto, su chaqueta se llevó el único quiebro en la plaza. Eso sí, buscando salida de nuevo a las calles. Aún quedan 10 cerriles por exhibir en la feria. 10 cerriles con los que matar el hambre de toros.

*La crónica en el Periódico Mediterráneo:

No hay comentarios: