viernes, 25 de mayo de 2012

Crónica 5ª tarde taurina Santa Quiteria: Mano a mano de aniversarios en la plaza de Almassora



Informa: Patricia Rodríguez
Foto: Periódico Mediterráneo

Los chicos del K-nut necesitaban una 'mujer'. Al menos sobre el ruedo. La década prodigiosa de los de morado cerró ayer el ciclo que comenzó otro 24 de mayo, pero de 2002, con un ejemplar de Ana Romero cuya actuación fue menos dulce que la tarta de aniversario debido a una aparente lesión de salida en los cuartos traseros.

Tras 10 años haciendo de las suyas y 20 toros en su haber, pasadas las 18.30 horas les tocaba bailar con la más guapa, porque guapo el Ana Romero era un rato, desde que lo hicieran por primera vez con un Cortijoliva que no les aguantó el ritmo. Dispuestos a asentar la cabeza, ayer los ‘k-nuts’ sólo tenían ojos para ‘Clarinillo’, que marcado el número 20, tenía sobre el papel las hechuras del éxito y la capa cárdena habitual de la casa ganadera, por la que también apostaron La Kripta, Desfase y Maracay.

Sin embargo, al de Sangre Santa Coloma se le acabó la fiesta a su salida de los corrales, cuando, sin motivo aparente, cayó al suelo. Mientras los aficionados cruzaban miradas de desconcierto, el ejemplar, marcado con el número 20, partió por la calle San Joaquín hasta Colón buscando pareja con varias arrancadas en las que confirmó su lesión. Compuesto y sin ‘novio’, fue devuelto a la arena de la plaza Mayor donde pusieron a prueba sus facultades con alguna rodada sin éxito. Ya en corrales las esperanzas de sus patrocinadores se depositaban en la embolada.

Allí estuvo ‘Clarinillo’ hasta que bien entrada la medianoche volvió a los medios del coso. La emocionante salida del pilón que protagonizó Eric con el Ana Romero después de que Ismael le cortada la cuerda fue el mejor momento de un idilio que no llegó a cuajar.

GRAN GAVIRA //  El que también vino a buscar pareja a la Vila de Almassora fue el Gavira de El Racó, T’Empujen, La Tregua, La Tabarra y El Duro, que cumplía un lustro en el circuito taurino local. Muy bien ‘plantao’ llegó el gaditano de Alcalá de los Gazules, vestido de castaño claro, bajito de manos y bien armado, consiguiendo la armonía que en su día buscó Antonio Gavira.

Los nervios a su salida se respiraban a pie de plaza pero también en el balcón de Ca la Vila donde la reina, Thania Falcó, cruzaba los dedos por el éxito de un astado que también era suyo, no en vano lució los colores morado y blanco en su traje campero como miembro de La Tregua.

‘Viñatero’, número 114, abrió plaza a las 18.00 horas después de que Piñana le pidiera permiso a la máxima autoridad festiva, el edil de Fiestas, Arturo Soler, y que Gustavo 'El Chopo', de la peña T'Empujen, abriera el cerrojo del portón de toriles. Ofuscado por la cantidad de pretendientes tras la rodada de rigor de Palacios el Gavira se fue a La Picaora donde realizó una exhibición de menos a más, arráncandose de largo a los cites y entrando a las rodadas.

Comportamiento que siguió también durante la embolada, después de que César Palacios ejerciera de rabero. ‘Viñatero’ demostró casta y derrochó nobleza en La Picaora donde los rodadores ‘hacieron cola’ para probar sus embestidas al entrar al quiebro o la rodada.


Link a la noticia de El Periódico Mediterráneo:




2 comentarios:

Alejandro P. dijo...

Por la tarde le faltó transmisión al toro, y las arrancadas a los quiebros eran solo a la chaqueta y siempre al mismo sitio y de la misma manera. A las rodadas o cites sin chaqueta apenas acudía. Aburrió un poco. Por la noche no se de su actuación.
Un saludo.

Administrador dijo...

Por la noche estuvo mucho mejor. En mi opinión lo que dejó ver al final de la tarde lo sacó por la noche. Gracias :) Un saludo!!