jueves, 24 de mayo de 2012

Crónica 4ª tarde taurina Santa Quiteria: El toro de la carretera hace parada en Almassora



Informa: Patricia Rodríguez
Foto: Periódico Mediterráneo (Francisco Poyato)

El toro de la carretera estuvo ayer en Almassora. Acostumbrados a verlo imponente sobre los cerros de la geografía española, los aficionados de la localidad lo descolgaron de la valla publicitaria para bajarlo al ruedo en la cuarta jornada taurina de Santa Quiteria.

A ‘Capcioso’ el periodista Joaquín Vidal lo hubiera apodado el “toro del coñá”. Y no sólo por su supuesto parentesco con el de la imagen del brandy, sino por su estampa. Contaba Vidal en una de sus crónicas que así llamaban las cuadrillas antiguas al toro de aquí te espero para comunicárselo al matador que le había tocado en suerte.

Ayer la cuadrilla, formada por Els Vint, La Brussa, La Colla, Tots Tancats i Mig a Mitges, le cedió la lidia del toro, el del “coñá”, a Borja Gimeno. Bonita salida en la que ambos se batieron en duelo en la plaza Mayor poniendo a prueba sus facultades físicas. El Osborne se lució en el coso y no se quedó plantado como si de un anuncio se tratara. Después de que César Palacios lo sacara de la plaza y se escucharan los aplausos del respetable, el astado tuvo movilidad acudiendo donde se le citaba por las calles del casco antiguo.

Pero el señorito de Jerez no vino solo hasta Almassora, sino que contó con la compañía de un madrileño de nacimiento mal llamado ‘Cacereño’. La peña l’Arrastre, a la que este año se adherió l’Estocà, volvió a confiar en un Veragua de la Sierra. José Antonio ‘El Bicho’ fue el encargado de dar la bienvenida al Aurelio Hernando, que ya tenía referencias de los festejos por sus hermanos. El jabonero, marcado con el número 18, dejó detalles en La Picaora, donde se puso a las órdenes de la pañosa de ‘Chamaco’.

La tarde taurina se prolongó con la suelta de varias vacas que divirtieron a los aficionados y a la taurina terna que forman la reina, Thania falcó, y sus damas, Sara Adsuara y Mari Luz Burdeus. Tras el cierre de chiqueros tomaron las calles los niños que demostraron sus dotes para el toreo de calle gracias a los carretones embolados, un acto que fue patrocinado por la peña El Corb. Las luces de las antorchas no volvieron a la vila hasta las 23.30 horas, cuando se dio fuego a los dos ejemplares exhibidos por la tarde.


Link a la noticia del periódico Mediterráneo:





No hay comentarios: