sábado, 11 de abril de 2015

Pascua Taurina Onda 2015 (Murillo): Vivir de recuerdos


Por Patricia Rodríguez
Foto: Facebook Pascua Taurina Onda


Vivir de recuerdos es morir de desengaños. Y ayer, con la última vaca de la tarde de la Pascua Taurina de Onda, cuando alguno estaba a punto de morir del aburrimiento o de la pena, nos pusimos a recordar. Fue justo en ese último momento en el que César Sánchez "El Fresi" burló al animal fuera de concurso alrededor de la tijera. Y sonó la ovación más grande de toda la tarde. O quizás la única. Más allá de algunas palmas para otros rodadores. 

Lo cierto es que si las vacas de Murillo Romeo, ganadería participante en la quinta jornada del XIX Concurso de Ganaderías, no nos dieron motivo para esbozar una sonrisa, lo del "Fresi" nos puso más tontos que otra cosa. Y nos imaginamos en esas pascuas taurinas de antaño. Con aquellas tardes de vacas que sí hemos vivido los que ya tenemos una cierta edad. ¡Tampoco mucha!. Porque a algunos nos llevaban nuestros padres de la mano, mientras que otros ya eran mayorcitos para pagarse la entrada por su cuenta. De todos esos había ayer en el recinto taurino.

Tardes con aquellos quiebros y rodadas para enmarcar y que hoy ya sólo podemos ver en fotografía. No nos queda otra. Aunque quién sabe si "El Buba" o "Torrechiva" los siguen haciendo en algún otro lado. ¡Grandes!. No faltaban rodadores ayer en las instalaciones de la Pascua Taurina -con menos entrada que en jornadas anteriores-, ni en la arena ni en los 'cadafals'. Porque alguno de los que ya se han cortado la coleta también seguía el festejo desde lo alto o entre barrotes. Ejecutó "El Poca", de la Vall, el primer quiebro de la tarde a "Taustana" y en eso que le dijo otro: "Aquí hay poco que rascar". Tan poco que las mayores fiestas se las llevó el buey, al que incluso rodó el "Guarda".

Entraba en vigor ayer la Ley de Señas de Identidad aprobada por el Consell. Por la que los "bous al carrer" han sido declarados Bien de Interés Cultural. Poco interés, sin embargo, despertó "Peluquina", número 36, a la que quebró "Gomina" y saltó "El Oliva" con los pies atados. Pasó por el tablado "Solitaria", la tercera del corro de Murillo, y salió al ruedo el toro "Salamandro", más bonito que trabajador. Lo que no ha cambiado en la historia de la semana de la Pascua Taurina son las meriendas del descanso. Lo de llenar el estómago es sagrado. Tan sagrado como proteger la fiesta taurina. 

Los que llegaban entonces al recinto no tenían ni que preguntar cómo iba el espectáculo. El primero celebrado en Onda bajo el reivindicado blindaje. Sólo tenían que mirar las caras de los aficionados para estar un poco avispados y comprar un paquete de pipas, que les haría falta si no se animaba el cotarro. Y no se animó con "Elegante" ni con "Flequillera". Sólo "Salamandra" dejó algún detalle cuando los corrillos ya hablaban de los planes de la noche. Inevitable no recordar entonces aquellas noches de enfundadas. Subió a la pirámide y metió cabeza en barrotes tras ser citada. Aunque los mayores aplausos fueron para Dani Rubio, de Nules, a la rodada. 

Terminó la tarde entre pitos y flautas. Más pitos que flautas, la verdad. Y más de uno pensó aquello de: "Cualquier tiempo pasado fue mejor". Aunque no se pueda vivir de recuerdos. 



No hay comentarios: