lunes, 6 de abril de 2015

Pascua Taurina Onda 2015 (Eulogio Mateo): La llave del (no) éxito


Por Patricia Rodríguez
Foto: Facebook Pascua Taurina Onda


Las puertas no siempre se abren. Sobre todo las 'grandes'. La llave del éxito cambia las muecas a su antojo. Sin aviso previo. A traición. Lo comprobó ayer Eulogio Mateo, que guardaba a buen recaudo la llave de su éxito, el cosechado en la Pascua Taurina 2014. Y, sin embargo, la puerta del XIX Concurso de Ganaderías, en su jornada inaugural, tenía otra cerradura. O quizá la misma, quién sabe. Pero el caso es que Eulogio no accedió a la gloria a pesar de haber guardado el pase durante un año.

Llegó el ganadero de Cárcar con un 'equipo' muy parecido al que le coronó como ganador de la pasada edición del certamen. Pocos cambios en una plantilla en la que faltó la vaca más laureada, "Rompedora II", y también "Planeta", y por las que se vio a "Jardinera" y "Revoltosa". Los aficionados, por su parte, llegaron con los pañuelos blancos en el bolsillo y, además, dispuestos a sacarlos. Pero no hubo manera, y tanto los de la barrera como los que pisaban la arena no tuvieron ocasión de ondearlos.

Eligió Eulogio a "Rompedora" para romper plaza, la misma vaca que lo hizo el año pasado y que tan sólo dejó el detalle de ser trabajada en el banco. Puro trámite para que Onda le diera la bienvenida a "Jardinera", número 70, sobre la alfombrilla de la entrada. Ajustaron con ella al quiebro "Litillo" y el 'rodador' local Héctor "Travili". Apretaba la del hierro de la EM a la larga, tanto que "Mariete" estuvo al quite para quitársela a Pino.

Parecía que la tarde se acercaba al picaporte de esa puerta de los sueños cuando salió la tercera de la tarde, "Montaña", que no 'escaló' ningún obstáculo; así que fue Shin Chan el que tomó el control y voló alto sobre ella. "Hortelano" llegó con el título de Mejor Toro debajo del brazo. "Esa llave es la de la puerta", pensaba más de uno. Pero con el animal en el ruedo la cosa no encajó como se preveía y tan sólo hizo el intento de subir a la pirámide y respondió a alguna rodada. 

El ruedo, asestado de recortadores, quedó despejado cuando salió por chiqueros "Lechera" y fueron pocos los que se midieron con ella. Sí lo hizo Javi Ribes, que le da igual tres que veintitrés, y quebró a la número 20 a cuerpo limpio, recibiendo los aplausos. Los mismos sonaron cuando la vaca siguió a "Emiliano" hasta tablas, metiendo el morro. "Revoltosa" le dio un susto sin consecuencias a Ribes, que se desquitó poco después de nuevo al quiebro. 

Y con la última, "Tina", de nuevo codazos debajo de los 'cadafals' del recinto taurino de Onda. "Esta sí que sí", decían. Lo pensaba también, seguro, el ganadero. Que sacó su último as de la manga al ruedo. Esa última oportunidad para probar la llave, la suya, la del éxito. Pero no abría. No era. O quién sabe. Cierto es que "Tina" impuso su ley sobre la arena y remató hasta tablas. Pero ya. La puerta grande de la Pascua no se abrió ayer, día en el que Sevilla sí fue testigo de como se abría su Puerta del Príncipe. El maestro Espartaco tenía llave. Y esa sí era la del éxito.






No hay comentarios: