jueves, 9 de abril de 2015

Pascua Taurina de Onda 2015 (La Paloma): Sueños 'belmontistas'


Por Patricia Rodríguez
Foto: Pascua Taurina Onda

Recordaba ayer Triana, que es y no es Sevilla, según para quien, la última vez que salió a hombros de La Maestranza, al otro lado del río, el niño que jugaba en la plaza del Altozano. Hace ya 53 años de aquel momento que no significaba un triunfo más del 'Pasmo de Triana', después de tantos, sino un adiós. Un hasta siempre, más bien. Porque el niño hecho torero permanece hoy en aquella plazoleta. 

53 años de aquella tarde sin cartel en la que Triana, Sevilla también, despidió a Juan Belmonte. Tarde sin toros, igual como le sobrevino la muerte. "Dueño de su propio destino", escribió Chaves Nogales. Coincidió el aniversario de la partida del maestro con la actuación de La Paloma en el XIX Concurso de la Pascua Taurina de Onda. Tarde de altos vuelos, se suponía. Aunque a veces se nos olvida que estas aves no siempre están en lo alto. También tocan suelo.

No está de más poner los pies sobre la tierra en alguna ocasión. Pisar la realidad. La que aporta el fracaso y no la gloria. Lo más alto que voló "Golondrina", la primera vaca de la tarde, fue a su paso por el tablado, donde la trabajó "Guarda". Le siguió "Norteña", a la que esperaban los aficionados fieles al hierro de Xaló (Alicante). Que no son pocos. La movieron en el banco y la rodó en varias ocasiones Rubén Lozano, aunque el mejor detalle lo dejó cuando apretó a un aficionado siguiéndolo hasta las tablas. 

Las ganaderías de corro tienen a sus adeptos. A los que son más de un hierro que de otro. Competencia bonita y estimulante para la fiesta, como aquella que se vivía con El Gallo y Belmonte, José y Juan, en las primeras décadas de 1900. "Oscura" no aportó luz a la tercera jornada del Concurso de Ganaderías. Subió en dos ocasiones al tablado, una de ellas siguiendo a "Emiliano" en la bajada, la otra sin tan siquiera mirar a los que estaban arriba. 

No todas las tardes son de éxito y ayer no lo fue para el toro "Duque", que pasó por el recinto de Onda antes del descanso. Mejor estuvo "Berberisca", tocando tablado y pirámide. Una actuación que quedó en poco cuando apareció "Decidida" y se fue directa al cono. Las comparaciones son odiosas pero la número 14 de La Paloma consiguió la ovación de la tarde al emparrarse al obstáculo desde el que la citaban con ganas. Se midió bien con ella "Mariete" que sigue el "o te quitas tú o te quita el toro". Sin embargo, ayer los 'olés' sonaron cuando la pidió un Paco Pino de lo más 'belmontista' por aquello de "no te quitas tú ni te quita el toro si sabes torear". 

La última de concurso fue "Víbora", a la que intentaron anillar en varias ocasiones y de la que también esperaban más los que siguen el ganado de la casa. Habrán otras ocasiones para alzar el vuelo. Aunque para eso haya que levantar los pies y empezar a soñar. Lo hizo aquel niño de la calle Feria frente al Mercado de Triana. Hoy, historia del toreo. 




No hay comentarios: