sábado, 25 de mayo de 2013

6ª tarde Feria Taurina de Santa Quiteria (Almassora): Mano a mano de 'jotas'


Informa: Patricia Rodríguez
Foto: www.elperiodicomediterraneo.com (Gabi Utiel)

En la profesión de meteorólogo debe de haber tanto intrusismo como en la de periodista. Todos nos hemos creído hombres del tiempo en alguna ocasión. Que si esas nubes son de lluvia, que si el sol es de ‘tronà’ y predicciones similares. Ayer, en la sexta de la Feria Taurina de Santa Quiteria, Almassora tenía todas las papeletas para que, al menos, cayeran cuatro gotas. Eso atendiendo a los razonamientos populares que nada tenían que ver con la información proporcionada por el Instituto Nacional de Meteorología.

A la teoría de San Marcos, que se basa en que si llueve el día de la festividad -25 de abril- llueve 40 días seguidos, se sumaba ayer el día del toro de la peña El Caragol. Y si los ‘caragols’ salen por la Vila en Almassora se espera –casi se reivindica- que llueva. Eso es así. Pero el tiempo, que últimamente tiene un pacto con las nuevas tecnologías, respetó el mano a mano de ‘Jotas’ de la semana taurina. Los hierros de Juan Pedro Domecq y Jandilla se medían en la plaza Mayor el mismo día que se confirmaba, a través de la revista Aplausos, que Valencia no contaría en su Feria de Julio con otro duelo de ‘Jotas’, la de José Tomás y José Antonio “Morante de la Puebla”.

“Amargado” no les entristeció los diez años de fiesta a los componentes de Aficionats al Bou que atrajeron todos los rayos de sol con su camiseta negra. El animal, bien presentado, con cara y kilos, respondió a las rodadas de José Antonio “El Bicho” tras el minuto de silencio con el que honraron a “El Comino”. El Juan Pedro, marcado con el número 122, basó su lidia en la zona del Portal dónde remató a talanqueras y respondió a los cites sobre el asfalto. Se echó en falta ver su comportamiento sobre la arena.

Los nervios de anfitrión de Juan Luis Marín, el presidente de Aficionats, durante la suelta del primero de la tarde pasaban a manos de Quique Mollà, presidente del Caragol, en el segundo; al igual que sucedió con el cargo de presidente de la Asociación de Peñas Taurinas de Almassora hace unos meses. Nadie miró al cielo antes de la salida de “Carterista” por temor a un aguacero, sino con motivo del brindis simbólico a Paco “El Cartero”. La estrella del Jandilla no brilló con la fuerza que se esperaba durante su exhibición vespertina. Lo paró Palacios por méritos propios tras recibir el trofeo al Mejor Recorte de Salida de las fiestas de octubre y se fue a las calles sobre las que lucía un cielo despejado y una temperatura media de 22º. A todos nos gusta ser lo que no somos.



No hay comentarios: