lunes, 9 de julio de 2012

Crónica tercer encierro de San Fermín 2012: "En el nombre del padre, del hijo y del Espíritu Santo"

Por Patricia Rodríguez

Dicen que el nombre de pila marca la vida de una persona. A 'Fugado', el toro rebelde del tercer encierro de los sanfermines, no sabemos si le ha influido el nombre para justificar su actuación de esta mañana o si es él quién, en sus primeros meses de vida, ya mostró unas maneras que quedaron registradas en el libro genealógico.

Una duda, casi un misterio, que quizá podría resolver Salvador García Cebada, el que fuera titular de la ganadería Cebada Gago, quién hoy ha visto por primera vez a sus cebaditas desde "lo alto". Para salvadores, por cierto, y aunque no lo ponga en su partida de nacimiento, los pastores y corredores experimentados que hoy han puesto cordura en los tensos momentos vividos en el tramo entre telefónica y callejón con el toro rezagado.

El número 53 del hierro gaditano se ha descolgado de la manada tras sufrir un 'traspiés' en la Cuesta de Santo Domingo. Así, mientras sus hermanos enfilaban en fila india Mercaderes y Estafeta hasta llegar a telefónica, el ejemplar ha hecho su particular carrera a gran distancia. Los primeros cinco toros, liderados por un toro castaño, han puesto una marcha aguantable a los corredores que han tenido oportunidades de tocar pelo, sobre todo, en Estafeta; el mítico vial que, a pesar de ser lunes, no deja de registrar una gran entrada.

A pocos metros de la entrada al callejón el número 26 ha caído y ha hecho un amago de girarse, sin pasar a mayores. Sin embargo, el 'Fugado' que venía custodiado por los pastores sí ha dado media vuelta en el mismo punto creando pánico en aquellos que más que corredores se podrían denominar veedores, por decirlo fino. Ha sido ahí cuando se han producido las 2 cornadas y el puntazo -según el parte de heridos- cuando el ejemplar ha arremetido contra el vallado, cumpliendo con las estadísticas de la casa ganadera.

El temple de los profesionales ha evitado males mayores y que el tiempo de angustía no pasara de 4 minutos, puesto que a los 3' 37" el último Cebada ha entrado en chiqueros mientras más de uno de los que se ha quedado en el ruedo se santiguaba en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo.

No hay comentarios: