sábado, 14 de julio de 2012

Crónica séptimo encierro San Fermín 2012: Un encierro apto para supersticiosos

Por Patricia Rodríguez


Correr un encierro en viernes 13 no debe ser plato de buen gusto para un superticioso. Sin embargo, los de Juan Pedro Domecq desmitificaron los malos augurios que rodeaban a la fecha tras una carrera tan limpia como rápida. 


Pero si la fecha del calendario era un handicap para algunos corredores, también es cierto que daba enjundía a la cita el regreso de la casa ganadera después de siete años de ausencia por las calles de Pamplona. Pero, a pesar de ello, los sevillanos demostraron conocer el camino tras salir de chiqueros a las 8.00 horas. 


De guías ejercieron Bejarano y Demagogo que tiraron de sus hermanos desde la cuesta de Santo Domingo. Los dos 'juampedros' enfilaron Mercaderes a la velocidad del AVE y siguieron por Estafeta en un mano a mano, incluso corriendo en paralelo, que les llevó hasta la plaza. Si bien en los primeros tramos los 4 astados se mantuvieron unidos arropados por los cabestros, fue en Estafeta donde el toro melocotón se fue por su cuenta, quedando la carrera partida en tres. Esta colocación de los toros permitió el lucimiento de los mozos con carreras dignas de sacar el pañuelo blanco o el rojo si hablamos de Pamplona.


 2'23" y 5 contusionados son el balance de un encierro que a pesar de caer en viernes 13 fue apto para supersticiosos.

No hay comentarios: