jueves, 3 de marzo de 2011

Reportaje: "No hay quinta mala"


Por Patricia Rodríguez


Se sienten como un niño con zapatos nuevos. A falta de una semana para darle la alternativa a una nueva temporada los recortadores del grupo Arte y Emoción ya notan ese no sé qué que dicen sentir los toreros cuando se acerca la cita con el toro. El ciclo que abrirán el domingo 6 de marzo en el coliseo de Atarfe (Granada) no es uno más, sino el quinto. Un número que para los valencianos encierra una “gran responsabilidad”.

“La empresa inicia una nueva etapa con cambios importantes pero con el mismo objetivo desde su fundación: disfrutar en la cara del animal y hacer disfrutar al público”. El que habla es Javier González ‘Viza’, gerente de la firma especializada en la organización de festejos taurinos, durante la presentación del nuevo equipaje que lucirá la formación en sus actuaciones por la geografía española. A sus 25 años, camino ya de los 26, su nombre no pasa desapercibido en los corrillos del sector. Recortador, fotógrafo y crítico taurino son algunas de las facetas que ha desempeñado desde su adolescencia este joven empresario que se atreve a afirmar que sin toros “prefiero no vivir”.

González o, mejor dicho, ‘Viza’ para todo el mundo del toro, sabe que esta temporada será “muy dura debido a la crisis” y, de momento, “algo incierta a las puertas de unas elecciones municipales”, incide. Y es que cabe señalar que los principales clientes de esta empresa son los Ayuntamientos que contratan sus servicios, generalmente, dentro de las fiestas del municipio. Sin embargo, “afronto este año con optimismo y, lo más importante, rodeado de un buen grupo de profesionales”.

‘Viza’ se refiere así a la plantilla de recortadores que dan cara a Arte y Emoción. Algunos como Fran Mesas, su compañero de fatigas a la par que mejor amigo, ha estado ahí desde que, lo que más tarde se afianzaría como grupo, hiciera el paseíllo en Cantalejo (Segovia) una tarde de septiembre de 2006. “Nosotros, los recortadores, somos como una familia. Hay que tener en cuenta que pasamos mucho tiempo juntos desde que comienza el serial hasta que llega a su fin. Horas de viaje, tardes de éxito y otras de la que es mejor no acordarse”, asegura este especialista en el corte de riñón y la sabaeta mientras despliega la camiseta que lucirán a partir de esta temporada de aniversario.

“La he diseñado yo”, confiesa. Él es el encargado de repartirlas al resto de los miembros del equipo que se han dado cita en el paraje de les Coves de Sant Josep de la Vall d’Uixò para realizar un posado oficial. Algunos ya hace varios meses que no se han visto y aprovechan la sesión de fotos para hablar sobre lo que dará de sí el próximo ciclo. “Esto ya empieza a tomar forma, comienza lo bueno”, dice Roberto Alegre ‘Rober’, otro de los componentes del grupo, natural de Puçol.

El objetivo no capta la sensación de alegría y miedo que ‘Juanan’, ‘Maku’, Fran, ‘Cristo’, ‘Viza’, ‘Rober’, Pau y ‘José R.’ atesoran en su interior. Algo que estos toreros a cuerpo limpio no sentían desde que colgaron los trastos el pasado mes de noviembre, cuando cerraron una exitosa temporada en la plaza de Benidorm. “Benidorm jugó un papel muy importante el año pasado en mi trayectoria como empresario puesto la organización en solitario del Verano Taurino me dio la fuerza y la seguridad para emprender esta nueva temporada de la misma forma, ya que anteriormente compartía gerencia”, explica ‘Viza’. Un éxito avalado por las cifras; puesto que más de 10.000 personas participaron en los actos programados.

“La gente tenía ganas de toros después de cuatro años sin celebrarse y respondió muy bien. El éxito de la exhibición de Arte y Emoción en el mes de abril nos hizo repetir la experiencia durante las fiestas patronales con una actuación a la que asistieron 3.000 personas”, confirma Vicent Buigues, responsable del coso de la ciudad turística.

Quiebros, recortes y también saltos acrobáticos componen un espectáculo para el que los artistas no han tenido más escuela que la propia calle. No en vano, la Comunidad Valenciana realizó durante el 2010 un total de 5.815 festejos taurinos tradicional, un 10% más que en 2009, según fuentes de la Generalitat Valenciana.

Caída la tarde termina la sesión fotográfica, se quitan las camisetas y se despiden con un abrazo y un simple hasta luego. Saben que volverán a verse el domingo. Será entonces cuando, como los camaleones, muden definitivamente de piel para adaptarse a los cambios de una nueva temporada, la quinta. Y como dicen los taurinos: No hay quinta mala.

No hay comentarios: