lunes, 10 de enero de 2011

Festes de Veo 2011: "Hay citas que son ineludibles"






Informa: Patricia Rodríguez


Hay citas que son ineludibles, que no entienden de excusas. Veo mantiene fiel su encuentro con el toro cada mes de enero como parte de un idilio que marca el inicio de la temporada taurina en la provincia de Castellón.


En la presente edición el romance se forjó pasadas las 00.00 horas de la madrugada del viernes 7 de enero con la entrada y prueba de ganado de Germán Vidal, animales entre los que cabe destacar la actuación de una vaca colorada, y la posterior embolada de un astado en una noche donde el único que faltó fue el frío, siempre presente en las anteriores ediciones.


Con la misma ausencia, ya el sábado, la pequeña población de la Serra d’Espadà acogió a miles de aficionados con hambre de toro a la hora de la sobremesa. Tras la suelta de una res de Germán, la renovada comisión de fiestas dio la orden para exhibir, pasadas las 17.00 horas, el primer cerril del serial 2011 de la provincia, en esta ocasión marcado con el hierro de Ángela Rodríguez de Arce.


“Resabido” salió del cajón atendiendo a las órdenes de “El Lobo” que lo recibió chaqueta en mano a su entrada a la plaza. Allí el ejemplar, bien presentado y marcado con el número 16 y el guarismo 5, se mostró muy noble y respondió a todos y cada uno de los cites que le ejecutaron los rodadores sobre los adoquines. Circunstancias que, unidas a su exceso de peso, el Rodríguez de Arce acusó al final de su lidia vespertina y costó encerrarlo en los corrales.


La cita de Veo con el toro continuó de la mano del ganadero de Cabanes que se lució con la exhibición de una vaca negra, marcada con el número 352, que resultó brava, entrando bien a la rodadas y apretando. Fue encerrada bajo aplausos. Asimismo, también cabe resaltar la número 29, que era más lista.


Llegada la noche la cuadrilla de emboladores Jesda llevó a cabo la embolada de un toro de corro, a la que siguió la del cerril, que también cumplió con su cometido por las calles del recinto. Habrá que esperar 365 días para volver a ser testigos de un flirteo al que Veo no tiene intención de renunciar.

No hay comentarios: