martes, 9 de septiembre de 2014

Crónica bous '7 de Setembre' 2014 Puçol: 7 de Setembre sin barreras

"Si bous al carrer"

Fernando y Santi con el Montalvo (1º).

Peligro en los cajones con el Juan Pedro Domecq (2º).

Salida del Valdefresno (3º).

El Cuvillo (4º), a por Rober.


Informa: Patricia Rodríguez
Fotos: Comunicació Ajuntament de Puçol


Hay cosas que son de dos. Más supone una multitud y menos un imposible. Sin embargo, y por suerte, otras dependen únicamente de uno mismo. De sus convicciones y preferencias. De aquello que ha mamado desde pequeño, en lo que cree y quiere a pesar de echar canas. Los aficionados al "bou de carrer" de Puçol dijeron un "sí" colectivo a una elección personal. La de sentir una afición cuestionada de forma incívica a escasos días de una fecha clave para la población y para el calendario de festejos taurinos populares: 7 de Setembre.

Poca pintura se gastó en tapar los cuatro garabatos de barreras y corros. Porque en Puçol el "No volem bous" pintaba poco. Absolutamente nada cuando el domingo 7 de septiembre, a las 08.00 horas, comenzó el encierro de ganado de El Saliner. La indiferencia se transformaba en réplica pasadas las 18.00 horas con los cuatro cajones en posición. El "Si bous al carrer" no necesitaba hacer uso de faltas de respeto ni descalificaciones para hacerse oír. La presencia de miles de personas en el recorrido eran su mejor argumento.

Bien lo sabía Fernando Ferrer "El Rallat", un referente en la fiesta taurina local, que se puso a puerta junto a Santi para recibir al primero. De Montalvo. Tanteó terreno "Cangurito" (N130-G0) antes de dirigirse hacia los veteranos recortadores, que registraron el momento con sendas mini-cámaras. Lo templó "Rallat" por la parte derecha y, tras responder a los cites de los 'rodadores, el astado salmantino desapareció de la zona de cajones. A su vuelta, se formó el lío por la cantidad de gente, pero el animal no tenía ganas de pelea y todo quedó en una anécdota de esas que se cuentan de padres a hijos o de abuelos a nietos. 

Porque el "dia de bou" de Puçol también es familia. Transmisión de valores de una fiesta para aplicarlos en la vida y delante del toro. Alrededor de las 19.00 horas, Nando y Pitu se ponían sobre la misma arena que el padre y tío dando continuidad a la saga, pero también a la tradición taurina local. No sabía de la importancia de aquello el 'juampedro' que los ignoró en el saludo de recibo, prefiriendo retar a los que se refugian detrás de los cajones. Un macabro juego de escondite que cortaron Jose y Pitu, al tiempo que Sarri movía cadera con maestría en un ajustado quiebro. Apuntaba maneras de bravo el de Juan Pedro Domecq (N166-G9) adquirido por la Comissió del 7 de Setembre, pero tuvo que ser encerrado no más de cinco minutos después de su desencajonada al coger a un hombre que, por mala suerte, cayó de la barrera.

Minutos dramáticos que dieron paso a otros de gloria. Como la vida misma. La suya entera habían estado esperando Rampeta y Llácer para ponerse frente a la puerta del cajón un '7 de Setembre'. Por eso mismo, la salida del tercero les llenó tanto o más que si les hubiera tocado el 'Gordo' de la Lotería. Así quedó patente cuando sus abrazos sustituyeron la presencia del Valdefresno (N55-G9), al que se le echaban los 600 kilos, que ya enfilaba por la calle San Miguel.

Una ilusión con tiempo de espera de, al menos, 365 días, que cuenta con muchos pretendientes. Así, no quedaron exentos de polémica los momentos previos a la salida del Núñez del Cuvillo. Finalmente, las primeras embestidas de "Majoleto" (N66-G9) las recogieron Rober Alegre y El Espejo, a los que apretó el animal sobre la arena. La emoción transmitida en los primeros embroques se perdió poco después.

La tarde continuó con la suelta de ganado y concluyó con la embolada de una vaca. Mientras, las casas del recorrido estaban tan llenas como las barreras. Las mismas que negaban lo evidente. No hay suficiente 'spray' para tapar la afición. 





No hay comentarios: