martes, 26 de junio de 2012

Crónica bous de Sant Joan: Puçol se escribe con 'Z', de Zalduendo









Información y fotos: Patricia Rodríguez 




Puçol reniega de la 'Z' en su nomenclatura valenciana*. Pero de lo que no reniegan sus vecinos, hablen una u otra lengua, es de la 'Z' del Zalduendo que dejó en sus calles lo mejor de la jornada taurina de Sant Joan.


A pesar de ser sábado, a los aficionados les sonó el despertador casi a la misma hora que si fuera un día laborable. En esta ocasión, no se encontraron con el jefe llegadas las 8.00 horas, sino con otra letra del abecedario que también identifica a un hierro: la 'M'. Y es que las reses de la familia Machancoses protagonizaron un encierro en el que el único incidente fueron los minutos de retraso causados por varios coches estacionados en el recinto taurino a los que hubo que desalojar.


Tras la carrera, la Comissió del 7 de Setembre, organizadora del acto, exhibió el primero de los astados del cartel, un Ortigao Costa que recorrió el casco antiguo para el disfrute de aquellos que en día de pedir deseos pensaron en toros. La matinal se completó con la suelta de otro toro de la casa ganadera.


Con los cajones preparados en la plaza se produjo el susto de la tarde, cuando una de las vacas se escapó del corro a falta de que tiraran el último de los tres cohetes con los que se avisa de la suelta de animales. Afortunadamente todo quedó en una anécdota gracias a la rápida actuación de los aficionados. 


Y así salió a la calle el primer Miranda y Moreno de imponente estampa pero que se apagó poco después de que Josemi y Toni ejercieran de anfitriones. La 'Z' de Zalduendo y de Puçol, según se mire o se hable, salió en segundo lugar del cajón, donde aguardaban Chichi y Edu. El ejemplar, marcado con el número 41 y el guarismo 7, regaló su primera embestida a Chichi, que lo templó bien, pero fue Edu quién, tras un desplante torero de salida, se las vió con él en varias ocasiones sobre la arena a la rodada, a las que se arrancaba alegre y de largo. Buenos momentos tuvo también con él Nelet. El astado, de pelaje burraco, fue encerrado bajo una ovación de reconocimiento. El tercero de la tarde dejó 'compuestos y sin novia' a Cuco y Carlos Trapero cuando partió por el callejón en lugar de hacer frente a la pelea que le pedían los dos jóvenes. 


Cuando los jugadores de la Selección Española calentaban para saltar al campo, saltaban al asfalto varios animales de ganado para dar paso a la embolada del Ortigao Costa -exhibido por la mañana- con la que se cerró la tarde taurina y se encendieron los televisores para conectar con el estadio Donbass Arena.


Con el triunfo en la mano y los aficionados al fútbol de nuevo en la calle, llegada la medianoche el fuego de las astas de los toros embolados suplió al de las hogueras que a esa misma hora se encendían en la costa valenciana. Los dos ejemplares de Miranda y Moreno fueron los encargados de abrir y cerrar la noche. En segundo lugar fue embolado un cerril a pilón, número 158, guarismo 6 y también marcado con la última letra. Sin embargo, volvió a destacar el otro Zalduendo, de nombre Grogui, que se alió con los rodadores en la zona de detrás del ayuntamiento, dejando buenos momentos.


Y mientras algunos siguen empeñados en ponerle 'zeta' al nombre oficial de esta localidad de l'Horta Nord lo cierto es que en Puçol la única 'Z', por el momento, es la del Zalduendo.



*La denominación oficial y en valenciano es Puçol


No hay comentarios: