martes, 8 de marzo de 2016

Crónica 'Especial Arriazu' Magdalena 2016: Encuentro con la bravura














Informa: Patricia Rodríguez
Fotos: Antonio Casado

Los aficionados acudieron el sábado a la plaza de toros de Castellón en busca de la bravura. Un encuentro tan deseado como aquellos que se dan en contadas ocasiones. Y eso, precisamente, los hace más preciados. La cita con el milagro que produce el campo bravo tuvo lugar a las 12.00 con el ganado de José Arriazu e hijos en cartel y organizado por la UTE Emociones Taurinas.

Palabras mayores para los aficionados al ganado de corro que ocuparon las localidades en la matinal del último sábado de Magdalena bajo un sol de justicia. Los primeros aplausos fueron para los ‘rodaors’ Julio Pérez, José Manuel González "Poca", Jaume Orenga, Quique Otero, y Albert Renau, encargados de trabajarlos. Y, por supuesto, para dos de sus maestros, "Chipu" y "Motoret", que recibieron un homenaje de la afición por su trayectoria.

Abrió plaza "Napoleona", marcada con el número 87, que subió al tablao nada más salir de chiqueros. La probaron Quique y "Poca" en la tijera, pero se estrenó con Jaume a la pirámide, acción que repitió dos veces más durante su actuación siguiendo al rodaor a la carrera. Uno de los mejores detalles lo dejó en el tablao, cuando Quique la aguantó varias vueltas.

A alto nivel rayó "Perseguido", el toro capón que salió en segundo lugar, que tocó gran parte de los obstáculos desde su salida, con los movedores trabajando incansables en equipo. Subió el número 37 en varias ocasiones a tablado, donde le dieron la cara Julio y “Poca”, y también a la pirámide, a la que fue llevado a la carrera por Jaume y Julio. Saltó la tijera y embistió la estructura.

No se quedó atrás "Duquesa", vaca número 91, que tuvo una buena actuación, a pesar de hacerse la remolona con Julio en la pirámide. Saltó la tijera pequeña a las órdenes de Quique y se emparró a la tijera en dos ocasiones en busca de las parejas que la citaban desde lo alto. La hizo trabajar Albert en el tablado, igual que Jaume ya terminado el tiempo, y subió a la pirámide.

No estuvo por la labor "Cartuchero", el cuarto de la mañana, que tan solo consintiósubir al tablado. Con "Extremeña", la número 50, se vivieron los momentos más emocionantes con las subidas a la pirámide de "Poca" y Jaume Orenga. Ambos necesitaron el quite de sus compañeros a la bajada, aunque Jaume se llevó la peor parte al caer y lesionarse. Una caída de la que se resintió durante todo el espectáculo, a pesar de que siguió colaborando dentro de sus posibilidades.

Completaron el corro el capón "Conductor", que saltó en dos ocasiones la tijera pequeña, escaló la pirámide con Julio y Quique, metió riñones en la tijera y siguió a “Poca” en el tablado, donde lo templó bien. Con la vaca "Mesonera", número 156, que fue despedida con una ovación en la que fue trabajada en todos los obstáculos, fueron Quique y Julio los que tuvieron contacto en el tablado, subió a la pirámide en varias ocasiones, destacando cómo la llevó pegada “Poca”, y saltó dos veces la tijera pequeña.

"Embrujado" se tiró de salida al tablado para emparrarse a la tijera con Albert. Un gesto que más tarde repitió con ganas con Julio, llegando hasta arriba. El capón pasó por pirámide, tablado y la tijera pequeña con "Poca", al que siguió hasta tablas. La metió en chiqueros Quique a la carrera para dar paso al toro “Horquillero, de imponente presencia, que se emparró a la tijera y se despidió desde el tablado.

HOMENAJE A DOS LEYENDAS // "Rociera" fue la vaca reservada para "Motoret" y "Chipu", dos leyendas del festejo popular que se ganaron la ovación del público, que registró media entrada. "Motoret" la llevó pegada hasta tablas desde el centro del ruedo, donde el animal lo buscó por encima de ellas en un intento de salto. "Chipu", por su parte, la trabajó en la pirámide en maestro, como si el tiempo no pasara por él. Como si fuera uno más del quinteto. Ambos concluyeron su actuación subiendo mano a mano a "Rociera", que colaboró en el homenaje, a la pirámide.

Los siete ‘rodaors’ y el ganadero Víctor Arriazu dieron la vuelta al ruedo al final del espectáculo como reconocimiento al encuentro con la bravura. 







No hay comentarios: