lunes, 9 de noviembre de 2015

Joao Folque (Palha): "La fiesta sin peligro, combate y dominio se transforma en un ballet"

Joao Folque y José Porcar, durante la charla.

Informa: Patricia Rodríguez
Foto: Penya Cultural Taurina El Natural


Ser políticamente correcto no va con Joao Folque de Mendoça. Lo demostró en la charla organizada por la Penya Cultural Taurina El Natural, de la Vall d'Uixó, que tuvo lugar el sábado y en la que, en alrededor de hora y media, tan sólo se mordió la lengua para dar los nombres de la terna que le gustaría que toreara sus toros en Madrid, que seguro la tenía en mente. "Hombres dispuestos a jugarse la vida". Y hasta ahí, a pesar de la insistencia de los aficionados presentes.


Aficionados que, a las 19.00 horas, ocuparon sus localidades en uno de los salones de la Caja Rural San Isidro de la localidad. Un vídeo de la ganadería de Palha abrió el acto, moderado por José Porcar, antes de dar comienzo al coloquio, en el que el propio ganadero se presentó con un discurso en el que dejó clara su filosofía. "El toro que me gusta es, por encima de todo, casta, poder, fiereza, que acepte el desafío. El toro que transmite emoción nos hace sentir. Es el toro que desafía al torero"

En ese toro del gusto de la casa lusitana se encuentra, para su ganadero, el futuro de la fiesta: "El futuro sólo lo encontramos con un toro que tenga fuerza, fiereza, que haga pasar miedo, que haga sentir que el que está abajo está por encima de nosotros.". E insistió: "La fiesta sin peligro, combate, dominio... se transforma en un ballet. Nunca será una corrida de toros".

Tras aclarar las diferencias entre su ganadería y la de su primo Fernando Pereira Palha, Folque aseguró que en la selección es fundamental el caballo. "La mansedumbre y la bravura se manifiestan en el caballo. En el caballo se ve la valentía del toro. Sin él no sabes cuáles son valientes y cuáles cobardes". Del mismo modo, ensalzó la figura del mayoral. "No hay una buena ganadería sin un buen equipo de mayorales".

El cambio en la alimentación de los toros -de la que señaló una revolución entre los años 2000 y 2015-, la ejercitación de los mismos y seleccionar de forma distinta son, para el ganadero portugués, las tres razones que él atribuye al fin de la caída de los toros. "Sigue habiendo el toro sin fuerza y que se cae, pero en menor grado", aclaró. "Si al toro le buscas demasiada nobleza ese toro sólo es posible quitándole la fuerza. Habían ultrapasado los límites al buscar la lentitud", explicó al respecto.

Si esa fue una de las críticas hacia los ganaderos, también hubo crítica para los aficionados: "Los aficionados son los más descastados de la fiesta. No protestan. Hoy por hoy no ves una bronca, todo es admisible". Unas afirmaciones que, por cierto, sí recibieron alguna protesta entre el público "que paga su entrada". De hecho, a ese público lo consideró clave en el futuro. "El futuro lo veo muy difícil. La afición seguirá yendo a los toros pero a la masa, o le presentas una fiesta con mucha emoción o garantía de que lo vas a pasar bien o no se presenta"

Y para los toreros: "Las figuras de hoy sólo buscan lo cómodo". Sin embargo, la cara visible de la divisa azul y blanca dejó claro para quién cría sus toros: "Hay quien cría toros para toreros y toros para aficionados. Yo los crío para aficionados". En esta línea, matizó que el toro "no tiene que colaborar con el torero, tiene que dominarlo. Si no hay lidia no hay toreo".

Joao Folque se posicionó en contra de las fundas y del afeitado. De lo primero, explicó que "no me gustan las fundas por estética. Me gusta ver el toro en su plenitud. No hay forma de poner fundas sin 'manipular' al toro, 'sin tocarle las orejas' como decimos nosotros. Es malo para el toro y para la lidia", sentenció. En el mismo sentido, señaló que "con las fundas el toro se adapta a una distancia de derrote que sin funda no tiene", así como que con las fundas "los toros igual se lesionan. Las cornadas interiores son más graves que las exteriores". Concluyendo que "no les veo utilidad. Lo considero perjudicial". 

Respecto al afeitado aseguró que "el ganadero como criador debe evitar el afeitado". Un concepto al que ya aludió en su presentación: "A nosotros nos compete respetar al toro, criarlo, pero dejándolo intacto en sus virtudes y defectos muriendo en la plaza, no mutilándolo". E incluso fue más allá denunciando manipulación en una de sus corridas y dando el nombre de los toreros, esta vez sí: "se han llevado mi corrida y sin darme cuenta la han tocado"

En uno de los pueblos abanderados de los festejos taurinos populares, el ganadero de Palha, señaló que los festejos populares, de gran calado en Portugal con los 'forcados': "Son una forma distinta de ver los toros. Es la forma de que el pueblo pueda jugar con el toro y gane respeto y afición al toro". 

La charla concluyó con la entrega de una obra de Pepe Segarra a Joao Folque de manos del presidente del ente, Miguel Ángel Martínez, y con la esperanza de los presentes de ver a los toros que pastan en la finca 'Heredade de Adema' en las calles de cualquier pueblo.


No hay comentarios: