sábado, 9 de octubre de 2010

5º Bous Festes del Roser de Almassora





Informa: Patricia Rodríguez

Los dos llegaron contrato en mano. Eran conscientes de que dejaban las dehesas por el asfalto de las calles castellonenses y, con todo, siguieron con el viaje. "Con el excedente de toros que hay en el campo no podemos rechazar la ofertas", debieron pensar.


Y así llegaron Marcelino y Romerito a Almassora. De madrugada y dispuestos a comenzar su jornada laboral en el recinto taurino de una localidad que les requería para levantar su feria taurina que, en la recta final de la misma, no ha conseguido pasar de la primera planta. Falta de material, que no de mano de obra.


Alrededor de las 18.00 horas, en la plaza de La Picaora, Ismael Lozano, presidente de la peña El K-nut, se encomendaba al cielo. Él tenía el cometido de recibir al ejemplar de Julio de la Puerta al que su colectivo junto a La Kely, Les Pitufes y El Desfase habían contratado para la ocasión. Negro y marcado con el número 114 el astado hizo caso omiso a la chaqueta y derrotó en varios de los cadafals que enmarcan la zona. Salió de la arena y se fue hacia las calles donde Marcelino, de buenas hechuras, quiso justificarse con fuertes arrancadas al mismo tiempo que se resentía de los cuartos delanteros. Un hecho que algunos aficionados apuntaron que se debía a que tenía las pezuñas demasiado largas. Así, se refugió en las calles cercanas al portal, donde defendió su terreno hasta que los mansos consiguieron sacarlo de allí.


La prueba de Romerito llegó más de media hora después del tercer cohete que, tras el pasacalle, anuncia los actos taurinos. Bajo la atenta mirada de sus patrones, los componentes de las peñas San Fermín, El Corb y Clafidors, el negro listón de la ganadería Navalrrosal apareció en la plaza Mayor con pocas ganas de trabajar, haciendo de menos a César Palacios, que, en esta ocasión, era uno de los patrocinadores.


El astado extremeño parecía no tener el día y, como el maestro Curro en tardes sin duende, dio la espantá a la hora de coger la paleta y sólo se dejó ver por algunas calles de la vila, poco más.

1 comentario:

Noelia Jiménez dijo...

Gracias por citarme, Patricia. Ánimo con tu trabajo.

Un saludo,

Noelia Jiménez
http://njimenez79.blogspot.com