lunes, 27 de junio de 2011

'Campanazo' en Puçol




Informa: Patricia Rodríguez
Fotos: San García y Patricia Rodríguez

Puçol (Valencia) dio el ‘campanazo' con un toro de la ganadería La Campana cuya exhibición el jueves, dentro de los festejos taurinos en honor a San Juan, aún repica en los oídos de los aficionados tras desarrollar excelentes condiciones tanto en su prueba vespertina como en su posterior embolada.

El castaño, que, precisamente, sustituía a ‘Campanito' -el Núñez del Cuvillo anunciado a priori- se convirtió en la cabeza del cartel preparado por la Comissió del 7 de Setembre desde que abrió plaza cuando otra campana, la del campanario, tocaba las 18.00 horas.

Así, el ejemplar, de procedencia Juan Pedro Domecq y El Ventorillo, salió a la arena en busca de pelea y se midió con El Espejo, de Puçol, en un ciclo de apuradas rodadas en las que demostró fijeza y casta sobre la arena de un recinto que rozaba el lleno. Aplausos y suspiros de alivio del respetable se fundieron tras su partida. El animal no bajó el listón en los poco más de 20 minutos que estuvo en el recinto.

Tras ser encerrado en los corrales salió otro toro de Torrestrella, de color negro, que dudó a su salida y al que probó en primer término Vicente Tamarit y se fue hacia las calles. El jabonero de Ortigao Costa, de imponente estampa, hizo caso omiso a sus anfitriones a la salida del cajón y prefirió perderse por el callejón. Volvió a la arena al final de su lidia.

La tarde continuó con la suelta de vacas del ganadero local, El Saliner, y la embolada de uno de los animales.

EMBOLADAS // A partir de las 00.00 horas, hora mágica en la noche de San Juan, los aficionados de Puçol pidieron los deseos sobre el asfalto del recinto taurino y el fuego purificador del primer embolado, un toro cerril de Cebada Gago. El astado realizó una buena salida del pilón y tuvo un buen comportamiento en los primeros compases sobre la arena.

Tras la prueba de fuego del Torrestrella, los deseos de muchos de los presentes se cumplieron con la embolada del toro de La Campana que mostró sus condiciones de bravo viniéndose arriba a pesar del esfuerzo realizado por la tarde. El ejemplar, que basó su actuación en la zona de detrás del Ayuntamiento, se arrancó a los múltiples quiebros y rodadas que le ejecutaron, haciendo disfrutar a los aficionados y poniendo en apuros a más de un valiente.

Cerró noche el de Ortigao Costa, que siguió la línea desarrollada en la prueba vespertina. No sé a ciencia cierta si sonaron las campanas de las 04.00 antes o después que la carcasa, tampoco importa. Lo que estoy segura de que sí sonó fue el ‘campanazo'.

No hay comentarios: